La Iglesia de la Compañía de Jesús

La Iglesia de la Compañía de Jesús de Quito, cumbre del barroco latinoamericano, fue construida por destacados jesuitas entre 1605 y 1765, inspirada en 2 emblemáticos templos jesuitas romanos: Il Gesú y San Ignacio. El templo fue levantado con las manos de innumerables artistas de la Escuela Quiteña, quienes perpetuaron su habilidad y entrega para tallar y dorar con finas láminas de oro de 23 quilates cada centímetro de la Iglesia. La Residencia San Ignacio y la Fundación Iglesia de la Compañía, encargadas de la conservación y mantenimiento del templo, le invitan a admirar la iglesia y de esta forma a comprometernos como ecuatorianos y ciudadanos del mundo, en preservar este legado cultural.